En qué fijarse a la hora comprar una silla de seguridad

Según la última investigación que elaboró el Automóvil Club de Chile sobre el uso de las sillas de seguridad, sólo el 23% de quienes compraron algún sistema de retención infantil se preocupó que este dispositivo contara con todos los elementos necesarios de seguridad. Escoger una silla de seguridad no es una tarea fácil y más para aún para aquellos que son padres primerizos.

Si bien en Latinoamérica existe una gran disponibilidad de marcas y modelos que cumplan al menos con alguna norma técnica internacionalmente conocida, es deber de los padres informarse sobre la eficiencia que tienen los sistemas de retención infantil para el traslado de seguro de los menores. Muchos adultos lo desconocen, pero esta es una compre técnica que permite salvar vidas y es clave que comencemos a comprender la importancia de estos equipos de seguridad, más aún cuando en América Latina y el Caribe los siniestros viales son la principal causa de muerte de niños entre los 5 y los 14 años.

Antes de escoger el modelo, la marca, color, o cualquier otro atributo de la silla, los padres deben saber que estos equipos de seguridad van en función al peso y talla de los niños. Es necesario verificar que las instrucciones vengan en español y que sean entendibles. También, preocúpese que la silla de seguridad incorpore cierta información que es muy relevante, entre ellos, el rango de peso del niño para el que fue diseñado el producto , una sugerencia de reemplazo en caso de sufrir un choque y el año de vencimiento que indica el fabricante.

Hay que elegir aquellas sillas de seguridad que incorporen un arnés de 5 puntas, porque son mucho más seguras en caso de un siniestro vial. Además, fíjese que incorporen los máximos elementos de protección, principalmente la seguridad que se le brinda a la cabeza, cuello, pelvis, fémur y tórax. También, escoja aquellos distribuidores autorizados para validar que la marca que adquiera cuente con las garantías avaladas por el fabricante y por ningún motivo compre sillas de segunda mano si desconoce el origen. Las sillas de niños no se heredan y lo ideal es cambiarlas cada 24 meses. Adicionalmente, deben ser reemplazadas inmediatamente si se ha visto involucrada en un siniestro de tránsito. Si piensa comprar un vehículo nuevo o usado, verifique que éste incorpore los sistemas de anclajes adecuados que simplifiquen y garanticen la correcta instalación de las sillas de seguridad. Lea el manual de su silla y su auto para conocer el tope de peso de su sistema de instalación ISOFIX, LATCH o bien, instalación con cinturón y así, elegir el mejor sistema de instalación. Y por último, no realice intervenciones caseras, utilice solamente las piezas entregadas por el fabricante de la silla, y asegúrese de registrar la silla con el fabricante para estar en contacto con las mejoras que éste pueda anunciar.

Muchos los olvidan, pero es una obligación moral y legal de los padres cuidar a sus hijos en todo momento, sobre todo frente a situaciones de eventual riesgo, como son los viajes en auto. Es responsabilidad de los adultos informarse y tomar la mejor decisión en función de la seguridad por sobre otros aspectos superficiales de la silla.

Recent Posts

Leave a Comment